Centro Nacional de la Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, por sus siglas en inglés)

NIH…Convertiendo descubrimiento en salud®

Siga NCCAM: Subscribe to our email update Subscribe to the NCCAM RSS feed Follow NCCAM on TwitterLea nuestra negación de responsabilidad Follow NCCAM on FacebookLea nuestra negación de responsabilidad

Menu

El cáncer y los métodos de medicina complementaria y alternativa

En esta página:

Introducción

Las personas con cáncer hacen todo lo posible para combatir la enfermedad, controlar sus síntomas y sobrellevar los efectos secundarios del tratamiento. Muchas de ellas recurren a métodos de medicina complementaria y alternativa, incluidos los productos naturales, como hierbas (productos botánicos) y otros suplementos dietéticos, y prácticas de la mente y el cuerpo, como acupuntura, masaje y yoga.

Esta hoja informativa fue elaborada en colaboración por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM) y el Instituto Nacional del Cáncer (NCI). Presenta una introducción general a los métodos de medicina complementaria y alternativa que se han estudiado para la prevención del cáncer, el tratamiento de la enfermedad o el control de los síntomas, e incluye la perspectiva científica sobre su eficacia y las inquietudes que se han planteado acerca de su inocuidad.

Arriba

Datos importantes

  • Control de los síntomas. Una cantidad considerable de datos científicos sugiere que ciertos métodos de medicina complementaria y alternativa podrían ser útiles para controlar algunos síntomas del cáncer y efectos secundarios del tratamiento. Para otros métodos de medicina complementaria y alternativa, las pruebas científicas son más limitadas.
  • Tratamiento de la enfermedad. En la actualidad, no existen datos concluyentes sobre el uso eficaz de la medicina complementaria y alternativa en la cura del cáncer o su remisión.
  • Prevención del cáncer. Un estudio de 2012 indicó que tomar un suplemento multivitamínico/mineral podría reducir levemente el riesgo de cáncer en los hombres de mayor edad. No se ha demostrado que ningún otro método de medicina complementaria y alternativa sea eficaz para prevenir el cáncer.

Arriba

Recuerde

  • Los productos o prácticas cuya eficacia no está comprobada nunca deben reemplazar el tratamiento médico convencional para el cáncer ni son motivo para posponerlo.
  • Algunos métodos de medicina complementaria y alternativa pueden interferir con los tratamientos convencionales para el cáncer o presentan ciertos riesgos para quienes han sido diagnosticados con cáncer. Antes de usar un método de medicina complementaria y alternativa, las personas a quienes se haya diagnosticado cáncer deberían consultar con su médico para asegurarse de que se coordinen todos los aspectos del tratamiento.
  • Informe a todos los profesionales que lo atienden sobre cualquier tipo de método de medicina complementaria y alternativa que utilice. Explique con detalle todo lo que hace para cuidar su salud. Esto permite una atención de la salud coordinada y segura.

Arriba

Acerca del cáncer

Cáncer es un término que se refiere a enfermedades en las que células anormales se dividen sin control. Las células cancerosas pueden invadir los tejidos a su alrededor y propagarse a otras partes del cuerpo a través de la sangre y el sistema linfático. Si bien el cáncer sigue siendo la segunda causa principal de muerte en Estados Unidos, los avances en la detección, el diagnóstico, el tratamiento y la atención del cáncer han aumentado la tasa de supervivencia para muchos tipos de cáncer. Los especialistas prevén que la supervivencia continuará aumentando en los próximos años. Para obtener información detallada sobre el cáncer, visite el sitio web del NCI en www.cancer.gov/espanol.

Arriba

Acerca de los métodos de medicina complementaria y alternativa

Los métodos de medicina complementaria y alternativa son un conjunto de diversos sistemas, prácticas y productos médicos y de atención de la salud que en general no se consideran parte de la medicina convencional. La medicina complementaria y alternativa incluye productos y prácticas tales como los suplementos de hierbas, la meditación, la manipulación de la columna vertebral y la acupuntura.

El mismo criterio científico minucioso que se emplea para evaluar las terapias convencionales debe aplicarse para evaluar los métodos de la medicina complementaria y alternativa. Ciertas terapias de medicina complementaria y alternativa están comenzando a tener un lugar en el tratamiento contra el cáncer, no como curas, sino como métodos complementarios de los planes de tratamiento que tal vez ayuden a los pacientes a sobrellevar los síntomas de la enfermedad y los efectos secundarios del tratamiento, así como a mejorar su calidad de vida.

Arriba

Uso de métodos de medicina complementaria y alternativa para el cáncer

Muchas personas a las que se les ha diagnosticado cáncer recurren a métodos de medicina complementaria y alternativa.

  • De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre la Salud (NHIS, por sus siglas en inglés) de 2007, que incluyó preguntas detalladas sobre el uso de métodos de salud complementarios por parte del público estadounidense, alrededor del 65 por ciento de los encuestados a quienes alguna vez se les había diagnosticado cáncer, había utilizado métodos de medicina complementaria y alternativa, en comparación con el 53 por ciento de los demás encuestados. Las personas a quienes se les había diagnosticado cáncer tenían más probabilidades que otras de haber usado métodos complementarios para el bienestar general, el refuerzo del sistema inmunitario y el tratamiento del dolor.
  • Otras encuestas revelaron además que el uso de medicina complementaria y alternativa es frecuente en personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer, pero hay mucha variación en los cálculos sobre el número exacto de usuarios. Algunos datos indican que la probabilidad de emplear métodos de medicina complementaria y alternativa varía según el tipo de cáncer y factores tales como el sexo, la edad y el origen étnico. Los resultados de encuestas realizadas en 18 países indican que el uso de métodos de medicina complementaria y alternativa por personas a quienes se les había diagnosticado cáncer era más común en Norteamérica que en Australia/Nueva Zelanda o Europa y que el uso había aumentado desde la década de los setenta y, en especial, a partir del año 2000.
  • Las encuestas han revelado además que muchas personas con cáncer no informan a los profesionales de la salud que están utilizando métodos de medicina complementaria y alternativa. En la NHIS, las personas diagnosticadas con cáncer sólo informaron a los profesionales médicos acerca de un 15 por ciento de su uso de hierbas, y un 23 por ciento del uso de métodos de medicina complementaria. En otros estudios, entre el 32 y el 69 por ciento de los pacientes y sobrevivientes de cáncer que utilizaban suplementos dietéticos u otros métodos de medicina complementaria y alternativa dijeron haber conversado sobre estos métodos con sus médicos. Las diferencias en los porcentajes informados pueden reflejar las diferencias en las definiciones de los métodos de medicina complementaria y alternativa empleadas en los estudios, así como diferencias en las prácticas de comunicación de los distintos grupos de pacientes.

Arriba

Inocuidad

  • Posponer el tratamiento convencional para el cáncer puede disminuir las posibilidades de remisión o cura. No utilice terapias o productos de eficacia no comprobada en reemplazo del tratamiento médico convencional para el cáncer ni como motivo para posponerlo.
  • Algunos métodos de medicina complementaria y alternativa pueden interferir con los tratamientos contra el cáncer o resultar peligrosos para los pacientes con cáncer. Por ejemplo, la hierba de San Juan, que a veces se utiliza para la depresión, podría reducir la eficacia de ciertos medicamentos para el cáncer.
  • Otros métodos complementarios pueden ser perjudiciales si se usan de modo inadecuado. Por ejemplo, para que la terapia de masaje sea segura para las personas con cáncer, es posible que sea necesario evitar el masaje en aquellas partes del cuerpo directamente afectadas por la enfermedad o su tratamiento (por ejemplo, zonas en las que la piel está sensible tras la radioterapia).
  • Las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer deben consultar con su médico antes de usar un método de medicina complementaria y alternativa para cualquier propósito, esté o no relacionado con el cáncer.

Arriba

La perspectiva científica

No se ha demostrado que ningún producto o práctica de medicina complementaria y alternativa cure el cáncer. Ciertas terapias de medicina complementaria y alternativa tal vez ayuden a los pacientes a controlar los síntomas de la enfermedad o los efectos secundarios del tratamiento y a mejorar su calidad de vida.

Incorporación de métodos de medicina complementaria y alternativa en la atención para el cáncer

En 2009, la Sociedad de Oncología Integrativa dio a conocer guías de práctica clínica basadas en datos científicos que los médicos deben tener en cuenta al incorporar las terapias complementarias en la atención de los pacientes con cáncer. Las guías señalan que algunos de estos métodos, al utilizarse en forma complementaria con las terapias convencionales, ayudan a controlar los síntomas y mejoran el bienestar de los pacientes. Sin embargo, las guías advierten que los métodos cuya eficacia no ha sido comprobada no deben reemplazar el tratamiento convencional porque posponer el tratamiento del cáncer reduce la probabilidad de remisión o cura.

Una reseña completa de los estudios de investigación sobre medicina complementaria y alternativa y el cáncer va más allá del alcance de esta hoja informativa. Las siguientes secciones ofrecen un panorama general de la situación actual de la investigación científica acerca de algunos de los métodos de medicina complementaria y alternativa más utilizados y destacan los resultados de ciertos análisis y estudios sobre la prevención y el tratamiento de la enfermedad, así como el control de los síntomas del cáncer y los efectos secundarios del tratamiento.

Consejos para hablar con sus profesionales de la salud acerca de los métodos de medicina complementaria y alternativa y el cáncer

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) cuentan con recursos que pueden resultar útiles al hablar con sus profesionales de la salud acerca de los métodos de medicina complementaria y alternativa y el cáncer.

  • La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) ofrece un manual para ayudar a los pacientes con cáncer y a los profesionales que los atienden a conversar y efectuar el seguimiento de los métodos de medicina complementaria y alternativa que los pacientes están utilizando. Puede descargarlo aquí: cam.cancer.gov/talking_about_cam.html?cid=ARcam_camnews.
  • La campaña “Time to Talk” (Es hora de conversar) del NCCAM ofrece consejos para ayudar a los pacientes y a sus profesionales de la salud a dialogar sobre los métodos de medicina complementaria y alternativa. Visite nccam.nih.gov/timetotalk.

Arriba

Métodos de medicina complementaria y alternativa para los síntomas del cáncer y los efectos secundarios del tratamiento

Algunos métodos de medicina complementaria y alternativa, como la acupuntura, la terapia de masaje, la reducción del estrés basada en la atención plena y el yoga, pueden ayudar a controlar los síntomas del cáncer o los efectos secundarios del tratamiento. Sin embargo, es posible que algunos métodos de la medicina complementaria y alternativa interfieran con el tratamiento convencional contra el cáncer o presenten otros riesgos. Las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer deben consultar con su médico antes de usar un método de medicina complementaria y alternativa.

  • Existen considerables pruebas científicas que indican que la acupuntura puede ayudar a controlar las náuseas y los vómitos relacionados con el tratamiento en los pacientes con cáncer. No hay suficientes datos científicos para determinar si la acupuntura resulta eficaz para aliviar el dolor causado por el cáncer u otros síntomas, tales como los sofocos relacionados con el tratamiento. Las complicaciones derivadas de la acupuntura son muy poco frecuentes, siempre que el acupunturista utilice agujas estériles y procedimientos adecuados. Como la quimioterapia y la radioterapia debilitan el sistema inmunitario del cuerpo, es de especial importancia que el acupunturista siga procedimientos rigurosos para la esterilización de las agujas al tratar a pacientes con cáncer.
  • Los estudios de investigación más recientes indican que la hierba jengibre puede ayudar a controlar las náuseas relacionadas con la quimioterapia para el cáncer cuando se utiliza como complemento de los medicamentos convencionales contra las náuseas. Los estudios indican que la terapia de masaje puede contribuir al alivio de los síntomas que sufren los pacientes con cáncer, como dolor, náuseas, ansiedad y depresión. Sin embargo, los investigadores no han logrado llegar a conclusiones definidas en cuanto a los efectos de la terapia de masaje debido al número limitado de investigaciones científicas rigurosas en este campo. Las personas con cáncer deberían consultar con su médico antes de recibir terapia de masaje para averiguar si necesitan precauciones especiales. El masajista no debería aplicar presión profunda o intensa sin la aprobación del médico y es posible que deba evitar ciertos lugares, como aquellas partes del cuerpo que se encuentran directamente sobre un tumor o aquellas en las que la piel está sensible después de la radioterapia.
  • Existen pruebas científicas en cuanto a que la reducción del estrés basada en la atención plena, un tipo de técnica de meditación, puede ayudar a los pacientes con cáncer a aliviar la ansiedad, el estrés, el cansancio, así como los trastornos del humor y el sueño, mejorando así su calidad de vida. La mayoría de los participantes de los estudios sobre la atención plena han sido pacientes con cáncer en fase inicial, principalmente cáncer del seno, por lo que las pruebas científicas que favorecen la técnica de la atención consciente son más convincentes para este grupo de pacientes.
  • Los datos científicos preliminares indican que el yoga puede ayudar a aliviar la ansiedad, la depresión, la angustia y el estrés en las personas con cáncer. Además, puede ayudar a reducir el cansancio en pacientes y sobrevivientes de cáncer del seno. Sin embargo, sólo se ha llevado a cabo un reducido número de estudios sobre el yoga en pacientes con cáncer, y algunos de estos estudios no han sido de la mejor calidad. Dado que el yoga involucra actividades físicas, es importante que las personas con cáncer hablen con su médico antes para averiguar si hay algo del yoga que podría ser peligroso para su salud.
  • Diversos estudios sugieren posibles beneficios de la hipnosis, las terapias de relajación y la biorregulación para ayudar a los pacientes a controlar los síntomas del cáncer y los efectos secundarios del tratamiento.
  • Una revisión del año 2008 de la bibliografía de investigación sobre los suplementos de hierbas y el cáncer concluyó que si bien el resultado del uso de varias hierbas para controlar los efectos secundarios y síntomas, como náuseas y vómitos, dolor, cansancio, e insomnio es alentador, los datos científicos son limitados. Además, muchos estudios clínicos no fueron bien diseñados. El empleo de hierbas para controlar los síntomas puede causar posibles problemas al interactuar con los tratamientos convencionales para el cáncer.

Cómo sobrellevar el cáncer

Es posible que las personas con cáncer, o que han recibido tratamiento contra el cáncer, tengan dificultades físicas o emocionales como consecuencia de la enfermedad o su tratamiento. Muchos métodos convencionales pueden ayudar a las personas a sobrellevar estos problemas. Por ejemplo, el apoyo psicológico puede ayudar a las personas que sufren de angustia por haber sido diagnosticadas con cáncer, los medicamentos pueden controlar las náuseas relacionadas con la quimioterapia y el ejercicio físico puede reducir el cansancio relacionado con el tratamiento. Algunas personas descubren que los métodos de medicina complementaria y alternativa también les ayudan a sobrellevar el cáncer y a mejorar su calidad de vida. Además, el uso de métodos de medicina complementaria y alternativa puede contribuir a que las personas sientan que cumplen un papel activo en su propia atención. Si usted tiene cáncer o ha recibido tratamiento contra la enfermedad, es fundamental que mencione a su médico todos los métodos de medicina complementaria y alternativa que utiliza. Los profesionales de la salud necesitan esta información para asegurar que se coordinen todos los aspectos del tratamiento. NCI ofrece información adicional sobre las formas de sobrellevar el cáncer en www.cancer.gov/cancertopics/coping.

Arriba

Métodos de medicina complementaria y alternativa para el tratamiento del cáncer

En esta sección se presentan métodos de medicina complementaria y alternativa para tratar el cáncer en forma directa (es decir, para aquellos que intentan curar la enfermedad o lograr su remisión).

No se ha demostrado que ningún método de medicina complementaria y alternativa cure el cáncer o logre su remisión. Algunos productos o prácticas que se han promocionado para el tratamiento contra el cáncer pueden interferir con los tratamientos convencionales contra la enfermedad o presentar otros riesgos. Las personas a quienes se les ha diagnosticado cáncer deben consultar con su médico antes de usar un método de medicina complementaria y alternativa.

  • Los estudios para determinar si los suplementos de hierbas o las sustancias derivadas de ellos podrían ser útiles en el tratamiento contra el cáncer se encuentran en sus fases iniciales y los datos científicos son limitados. Los suplementos de hierbas pueden causar efectos secundarios, y es posible que algunos interactúen de manera peligrosa con los medicamentos, incluso los que se utilizan en el tratamiento contra el cáncer.
  • No hay certeza acerca de los efectos de consumir vitaminas y suplementos minerales, entre ellos los suplementos antioxidantes, durante el tratamiento contra el cáncer. El NCI aconseja que los pacientes con cáncer hablen con su médico antes de tomar suplementos.
  • Un estudio clínico de 2010 financiado por el NCCAM sobre un extracto normalizado de cartílago de tiburón, tomado como complemento de la quimioterapia y la radioterapia, no demostró beneficio alguno en pacientes con cáncer de pulmón en fase avanzada. Un estudio anterior, de menor escala, en pacientes con cáncer del seno o colorrectal en fase avanzada, tampoco demostró beneficios derivados de la incorporación de cartílago de tiburón al tratamiento convencional.
  • Una revisión sistemática en 2011 de estudios sobre el laetril no halló pruebas científicas de su eficacia como tratamiento contra el cáncer. El laetril puede ser tóxico, en especial si se administra oralmente, porque contiene cianuro.

Cuidado con los fraudes relacionados con el tratamiento contra el cáncer

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) han advertido al público sobre los tratamientos fraudulentos contra el cáncer. Los fraudes relacionados con el tratamiento contra el cáncer no son nuevos, pero en los últimos años se ha vuelto más fácil para quienes los comercializan llegar al público a través de Internet.

Ciertos tratamientos fraudulentos contra el cáncer son peligrosos en sí mismos, en tanto que otros lo son de manera indirecta dado que las personas pueden posponer la consulta médica mientras los prueban, o porque el producto fraudulento interfiere con la eficacia de los tratamientos contra el cáncer de eficacia comprobada.

Quienes venden tratamientos fraudulentos contra el cáncer a menudo los promocionan diciendo que es “un avance científico sin precedentes”, “una cura milagrosa”, “un ingrediente secreto”, un “remedio antiguo”, “un tratamiento contra todos los tipos de cáncer” o afirmando que “reduce los tumores malignos”. Los anuncios publicitarios pueden incluir historias personales de personas que han usado el producto, pero estas historias (reales o ficticias) no son pruebas científicas confiables de que un producto sea eficaz. Además, una garantía de devolución del dinero no es prueba de que un producto dé resultados.

Si está pensando en utilizar un producto contra el cáncer que ha visto en un anuncio publicitario, consulte primero con su médico. Para informarse más acerca de los fraudes relacionados con los tratamientos contra el cáncer, visite el sitio web de la FDA www.fda.gov/ForConsumers/ConsumerUpdates/ucm048383.htm y el sitio web de la FTC www.ftc.gov/bcp/edu/pubs/consumer/alerts/alt079.pdf.

Arriba

Métodos de medicina complementaria y alternativa para la prevención del cáncer

Un estudio clínico amplio en 2012 indicó que tomar un suplemento multivitamínico/mineral podría reducir levemente el riesgo de cáncer en los hombres de mayor edad. No se ha demostrado que ningún otro método de medicina complementaria y alternativa sea útil para prevenir el cáncer, y algunos se han relacionado con un mayor riesgo para la salud.

Vitaminas y suplementos minerales. Los resultados de un estudio llevado a cabo en 2012 en hombres de mayor edad indican que tomar un suplemento multivitamínico/mineral reduce levemente el riesgo de cáncer. En este estudio, que formó parte del Estudio de Salud en Médicos II (un estudio clínico complejo en el que se efectuaron pruebas de varios tipos de suplementos), más de 14.000 médicos varones de Estados Unidos fueron asignados de manera aleatoria para tomar un suplemento multivitamínico/mineral o un placebo (un producto de apariencia idéntica que no contenía vitaminas ni minerales) durante 11 años. Quienes tomaron el suplemento presentaron una incidencia total de distintos típos de cáncer 8 por ciento menor que aquellos que tomaron el placebo.

Otros estudios de investigación de vitaminas y minerales—la mayoría de los cuales evaluaron suplementos que contenían uno o algunos nutrientes—no han hallado efectos protectores contra el cáncer. Algunos de estos estudios identificaron posibles riesgos en la complementación con dosis elevadas de ciertas vitaminas o sustancias relacionadas. Entre los ejemplos de los resultados del estudio pueden mencionarse los siguientes:

  • En otra parte del Estudio de Salud en Médicos II (no en la parte descrita más arriba), la complementación con dosis relativamente altas de vitamina E o vitamina C no redujo los riesgos de cáncer de próstata o el riesgo total de cáncer en hombres de más de 50 años. Los hombres que tomaron vitamina E tuvieron un riesgo mayor de derrame cerebral (un tipo de derrame causado por una hemorragia en el cerebro).
  • Un metaanálisis de 2010 de 22 estudios clínicos no halló pruebas científicas de que los suplementos antioxidantes (vitaminas A, C, y E; betacaroteno; y selenio) contribuyan a prevenir el cáncer.
  • Dos estudios de gran escala hallaron pruebas científicas en cuanto a que los suplementos que contienen betacaroteno aumentaban el riesgo de cáncer de pulmón en los fumadores.
  • El Estudio del selenio y la vitamina E para prevenir el cáncer (SELECT, por sus siglas en inglés), financiado por el NCI, el NCCAM, y otras dependencias de los NIH, demostró que los suplementos de selenio y vitamina E, juntos o por separado, no prevenían el cáncer de próstata. Además, demostró que los suplementos de vitamina E, tomados por separado, aumentaban en forma considerable el riesgo de cáncer de próstata en hombres sanos. No se observaron aumentos en el riesgo de cáncer de próstata cuando la vitamina E y el selenio se tomaron juntos. Las dosis de selenio y vitamina E utilizadas en este estudio fueron considerablemente más altas que las contenidas en general en los suplementos multivitamínicos/minerales.
  • Si bien existen pruebas científicas considerables que indican que el calcio puede ayudar a proteger contra el cáncer colorrectal, las pruebas acerca del posible beneficio del calcio en suplementos es limitada y contradictoria. En consecuencia, el NCI no recomienda el uso de suplementos de calcio para reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

Otros productos naturales. Una revisión sistemática de 51 estudios clínicos con más de 1.600.000 participantes, llevada a cabo en 2009, observó indicios “insuficientes y contradictorios” de la relación entre el consumo de té verde y la prevención del cáncer. Se han investigado los posibles efectos preventivos del cáncer de varios otros productos naturales, como el Ginkgo biloba, las isoflavonas, el noni, la granada, y el extracto de semilla de uva, pero las pruebas científicas relacionadas con estas sustancias son demasiado limitadas como para extraer conclusiones.

¿Quiere saber más acerca de la prevención del cáncer?

Existen muchas formas de reducir el riesgo de cáncer. Entre ellas se encuentran evitar la exposición a agentes que causan el cáncer (como el humo del cigarrillo), hacerse exámenes (como colonoscopías) para detectar temprano las condiciones precancerosas y, para algunas personas en situación de alto riesgo, tomar medicamentos que reducen el riesgo de cáncer (quimioprevención). Para obtener más información sobre la prevención del cáncer, visite www.cancer.gov/cancertopics/pdq/prevention/overview/patient en el sitio web del NCI.

Arriba

Estudios de los NIH sobre los métodos de medicina complementaria y alternativa para el cáncer

Tanto NCI como el NCCAM financian numerosos estudios de laboratorio y estudios clínicos relacionados con el cáncer. Algunos de los estudios que se desarrollan en la actualidad investigan los siguientes temas:

  • Los efectos de los factores genéticos y el consumo de calcio y magnesio en el riesgo de pólipos colorrectales precancerosos
  • Mecanismos de acción de productos naturales que pueden resultar útiles en la prevención o el tratamiento del cáncer, como extracto de bambú, extracto de semillas de uva, té blanco, gingseng rojo, y s-adenosil-1-metionina (SAMe)
  • El uso de la acupuntura para la dificultad para tragar tras el tratamiento contra el cáncer de cabeza y cuello
  • Prácticas de la medicina de la mente y el cuerpo para mejorar el sueño en los pacientes con cáncer

Para consultar más información del NCI y del NCCAM, visite cam.cancer.gov/ y nccam.nih.gov/health/cancer.

Arriba

Si le han diagnosticado cáncer y está pensando en utilizar medicina complementaria y alternativa

  • Los pacientes con cáncer deben informarse para tomar decisiones relacionadas con el uso de la medicina complementaria y alternativa. El NCCAM y el NCI han elaborado un folleto que brinda información útil sobre el tema: Thinking About Complementary and Alternative Medicine: A Guide for People With Cancer (sólo disponible en inglés).
  • Reúna información acerca del producto o terapia de medicina complementaria y alternativa que le interese y luego hable sobre esa información con su médico. Si le han diagnosticado cáncer, es muy importante que hable con los profesionales médicos que lo atienden antes de usar un nuevo método de medicina complementaria y alternativa. Si ya utiliza un método de medicina complementaria y alternativa, menciónelo a sus profesionales de la salud, aunque la razón por la que lo utiliza no tenga nada que ver con el cáncer. Ciertos métodos podrían interferir con el tratamiento convencional para el cáncer o perjudicarle si los utiliza al mismo tiempo. Por ejemplo, podría preguntar lo siguiente:
    • ¿Qué se sabe acerca de los beneficios y riesgos de este producto o práctica de medicina complementaria y alternativa? ¿Son mayores los beneficios que los riesgos?
    • ¿Cuáles son los posibles efectos secundarios?
    • ¿Interferirá este método de medicina complementaria y alternativa con el tratamiento convencional?
    • ¿Puede referirme a un profesional de medicina complementaria y alternativa?
  • No utilice un producto o terapia de inocuidad y eficacia no comprobada en reemplazo del tratamiento médico convencional para el cáncer ni como motivo para posponer la consulta con su médico acerca de un problema de salud.
  • Informe a todos los profesionales que lo atienden sobre cualquier tipo de método de medicina complementaria y alternativa que usted utiliza. Explíqueles con detalle todo lo que hace para cuidar su salud. Esto permite una atención de la salud coordinada y segura. Si desea recibir consejos para hablar acerca de los métodos de medicina complementaria y alternativa con sus profesionales médicos, visite /timetotalk/enspanol.htm.

Arriba

Para obtener más información

Centro de Información del NCCAM

El Centro de Información del NCCAM ofrece información sobre la medicina complementaria y alternativa y el NCCAM, que incluye publicaciones y búsquedas en bases de datos federales de bibliografía médica y científica. El Centro de Información no brinda consejos médicos, recomendaciones sobre tratamientos ni servicios de localización de profesionales.

Llamada gratis en Estados Unidos: 
1-888-644-6226
TTY (para sordos y personas con dificultades auditivas): 
1-866-464-3615
Correo electrónico: 

Instituto Nacional del Cáncer

El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) es el principal organismo del gobierno federal para la investigación sobre el cáncer. El Centro de Información sobre el Cáncer del Instituto Nacional del Cáncer ofrece información completa acerca de esta enfermedad.

La Oficina de Medicina Complementaria y Alternativa para el Cáncer (OCCAM) del Instituto Nacional del Cáncer (NCI) coordina y promueve las actividades del NCI en la investigación sobre medicina complementaria y alternativa.

Sitio web: www.cancer.gov/cam

Llamada gratis en Estados Unidos: 
1-800-4-CANCER (1-800-422-6237)
Correo electrónico: 

PubMed®

PubMed, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina, es una base de datos que contiene información sobre publicaciones y, en la mayoría de los casos, resúmenes breves (extractos) de artículos de revistas científicas y médicas.

Los estudios clínicos de los NIH y usted

Los NIH han creado un sitio web, denominado “Los estudios clínicos de los NIH y usted” (NIH Clinical Research Trials and You, en inglés), para ayudar a las personas a informarse sobre estudios clínicos, su importancia y la forma de participar. El sitio incluye preguntas y respuestas acerca de los estudios clínicos, orientaciones para localizar estudios clínicos a través de ClinicalTrials.gov y otros recursos, y artículos sobre las experiencias personales de participantes en estudios clínicos. Los estudios clínicos son necesarios para buscar mejores formas de prevenir, diagnosticar y tratar enfermedades.

Top

Obras de referencia

Arriba

Acknowledgments

El NCCAM desea expresar su agradecimiento a las siguientes personas por sus aportes en la actualización de esta publicación efectuada en el año 2013: Cornelia Ulrich, Ph.D., Centro Alemán de Investigación sobre el Cáncer; Susan Folkman, Ph.D., Universidad de California, San Francisco; Jun James Mao, M.D., Universidad de Pensilvania; Elizabeth Austin, M.S., Robin Baldwin, B.S.N., Barbara McMakin, M.S., y Jeffrey White, M.D., Instituto Nacional del Cáncer; y Carol Pontzer, Ph.D., y John (Jack) Killen, Jr., M.D., NCCAM.

Esta publicación es del dominio público y no está protegida por derechos de autor. Se promueve la reproducción de la misma.

El NCCAM ha suministrado este material para su información. No pretende sustituir los conocimientos médicos ni las recomendaciones de los profesionales de la salud. Lo alentamos a que consulte al profesional médico que corresponda acerca de cualquier decisión sobre el tratamiento o la atención. La mención de un producto, servicio o terapia en este documento de ninguna manera significa que cuenta con el respaldo del NCCAM.

* Nota: Archivos en PDF necesitan ser vistos en programas gratis como Adobe Reader.

NCCAM Pub No.: 
D295
Date Created: 
Septiembre 2005
Last Updated: 
Mayo 2013