National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM)

NIH…Turning Discovery Into Health®

Follow NCCAM: Subscribe to our email update Subscribe to the NCCAM RSS feed Follow NCCAM on TwitterRead our disclaimer about external links Follow NCCAM on FacebookRead our disclaimer about external links

Menu

Uso de la medicina complementaria y alternativa: los resfriados y la gripe

En esta página:

Introducción

Nadie desea que llegue la temporada de los resfriados y la gripe. En los Estados Unidos se registran alrededor de mil millones de resfriados al año. De hecho, el resfriado común se encuentra entre las causas principales de consultas médicas y ausencias de escuela o de trabajo. Pero la gripe y sus posibles complicaciones causan aún más preocupación. Se calcula que anualmente entre el 5 y 20 por ciento de la población de los Estados Unidos es afectada por la gripe. Aunque la mayoría de la gente se recupera sin problemas, las complicaciones relacionadas con la gripe resultan en más de 200.000 hospitalizaciones y 36.000 muertes cada año.

A fin de prevenir o tratar estas enfermedades tan comunes, hay quienes buscan soluciones en la medicina complementaria y alternativaUn conjunto de sistemas, prácticas y productos médicos y para el cuidado de la salud que en la actualidad no se considera parte de la medicina convencional. La medicina complementaria se utiliza junto con la medicina convencional, en tan. Esta hoja informativa ofrece información básica sobre los resfriados y la gripe, al igual que la perspectiva científica acerca de algunos de estos enfoques de medicina complementaria y alternativa. Si está considerando emplear terapias de medicina complementaria y alternativa para estos malestares, esta información le ayudará a hablar con su médico sobre el tema.

Arriba

Uso de la medicina complementaria y alternativa para el resfriado común

Acerca del resfriado común

El resfriado común es una infección vírica de las vías respiratorias superiores. Podría ser causado por muchos virus, incluso distintos tipos de rinovirus. Los niños son particularmente susceptibles, en parte, porque su sistema inmunitario no ha desarrollado resistencia a los virus que causan resfriados. Los estudios de investigación señalan que el estrés puede disminuir la capacidad de resistencia a los resfriados. Los investigadores también buscan descifrar posibles vínculos entre una serie de factores (ambientales y personales) y la susceptibilidad a los resfriados.

Es posible resfriarse al tocar una superficie contaminada por un virus y luego tocarse los ojos o la nariz, o al aspirar gotitas dispersadas en el aire por alguien infectado. Los síntomas suelen aparecer entre 1 y 3 días después de la exposición al virus e incluyen estornudos, congestión nasal (nariz tapada o que moquea), dolor de garganta y tos. El resfriado común dura alrededor de una semana. Aunque a veces se confunden los resfriados con la gripe, estos malestares son causados por distintos virus. Además, en general, sólo la gripe ocasiona fiebre alta y cansancio extremo.

Dos formas de reducir la probabilidad de resfriados son lavarse las manos con frecuencia y evitar el contacto con personas resfriadas. Se recomienda que la gente resfriada descanse y beba abundante líquido. Los medicamentos sin receta para el dolor o los resfriados podrían ayudar a aliviar los síntomas. Los antibióticos no combaten los virus del resfriado. No hay vacunas para prevenir el resfriado común ni hay curas conocidas.

Prácticas de medicina complementaria y alternativa para los resfriados

En su afán de combatir los resfriados, la gente prueba distintas terapias de medicina complementaria y alternativa (vea el cuadro). Según los cálculos basados en la Encuesta Nacional sobre la Salud (NHIS, por sus siglas en inglés) de 2007, los resfriados eran la octava causa en los adultos, y la tercera causa en los niños, para recurrir a la medicina complementaria y alternativa.

Fundamentos científicos acerca del uso de la medicina complementaria y alternativa para el resfriado común

No hay pruebas científicas convincentes de que alguna terapia de medicina complementaria y alternativa evite los resfriados o reduzca sustancialmente la duración o gravedad del resfriado en los adultos o niños. Aunque algunos estudios sugieren posibles beneficios, en general los resultados que apoyan determinadas terapias de medicina complementaria y alternativa son limitados o desiguales, y muchos estudios poseen fallas metodológicas. Dadas las repercusiones de salud pública del resfriado común, los investigadores continúan buscando posibles opciones de medicina complementaria y alternativa, entre ellas, los suplementos dietéticosUn producto que contiene vitaminas, minerales, hierbas y otros productos botánicos, aminoácidos, enzimas y otros ingredientes cuyo objetivo es complementar una dieta. Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) tiene re utilizados comúnmente para los resfriados (equinácea, vitamina C y zinc).

Mucha gente toma suplementos de equinácea para prevenir o tratar los resfriados. (En la NHIS de 2007, la equinácea fue el suplemento natural no vitamínico y no mineral más comúnmente utilizado por los niños, y el tercer suplemento más comúnmente utilizado por los adultos.) Hay mucha variedad en estos productos ya que provienen de diferentes especies, partes y preparados de la planta. Los estudios clínicos sobre el uso de la equinácea para los resfriados también han variado mucho, en cuanto a los productos que se examinan, la metodología de investigación y los resultados de los estudios. Los análisis de los estudios muestran pruebas limitadas de que la equinácea sea útil para el tratamiento de resfriados en los adultos. Los resultados son menos prometedores en el caso de los niños y en la prevención de resfriados. Tres estudios clínicos financiados por el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM, por sus siglas en inglés) no hallaron beneficio ninguno del uso de la equinácea en la prevención o el tratamiento de los resfriados. En 2008 se realizó una evaluación de las investigaciones que determinó que los datos clínicos sobre la equinácea aún no eran concluyentes y recomendó pautas para orientar los futuros estudios.

Las pruebas a favor de la vitamina C para la prevención y el tratamiento del resfriado común pueden interpretarse de formas distintas. Un análisis llevado a cabo en 2007 de los resultados de 30 estudios clínicos con un total de 11.350 participantes halló que tomar vitamina C de forma habitual (un mínimo de 0,2 gramos al día) no redujo la probabilidad de contraer un resfriado, pero se asoció con una leve reducción en la duración y la gravedad de los síntomas del resfriado. Entre los participantes de seis estudios clínicos que estuvieron expuestos a un estrés físico extremo o estrés de frío extremo (por ejemplo, soldados en clima subártico) y que tomaron vitamina C, se observó un 50 por ciento de reducción en el riesgo de contraer un resfriado. El análisis de varios otros estudios clínicos de adultos que comenzaban el tratamiento con vitamina C tras la aparición de síntomas de resfriado no halló pruebas concluyentes de que el tratamiento influyera en la duración o la gravedad de los resfriados. Un análisis realizado en 2009 de la investigación sobre vitaminas y minerales para los resfriados llegó a la conclusión de que el uso complementario de la vitamina C ha demostrado cierto potencial para el tratamiento de los resfriados. Sin embargo, este análisis destacó que se han publicado pocos estudios terapéuticos (ninguno que estudie a niños) y que se requiere más investigación para determinar las dosis y las estrategias de tratamiento óptimas. En general, el uso de la vitamina C se considera inocuo; sin embargo, se han dado a conocer efectos secundarios cuando se consumen dosis altas.

El zinc se halla presente en una serie de productos que se venden bajo la forma de medicamentos naturales para los resfriados. En 2009, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) advirtió a los consumidores que dejaran de emplear productos intranasales con zinc (remedios homeopáticos que contenían zinc), porque se habían dado a conocer casos de anosmia (pérdida del olfato). El efecto del zinc en la gravedad o la duración de los síntomas del resfriado no es concluyente; algunos estudios hallan beneficios, otros no. En un análisis de la investigación realizado en 2007, tres de los cuatro estudios que cumplieron con los criterios de calidad de los evaluadores no hallaron ningún efecto terapéutico en el uso de las pastillas de zinc o del aerosol nasal; y un estudio tuvo resultados favorables en cuanto al uso del gel nasal de zinc. Un estudio divulgado en 2008 halló que las pastillas de acetato de zinc reducían la gravedad y la duración de los síntomas del resfriado, en comparación con un placebo. Un análisis llevado a cabo en 2009 acerca de la investigación sobre el uso de vitaminas y minerales para los resfriados destacó que las variaciones en los resultados de los estudios clínicos sobre pastillas de zinc se debían principalmente a las variaciones en las dosis, y que las dosis que superaban los 70 mg por día habían reducido la duración de los resfriados de forma uniforme. Este análisis llegó a la conclusión de que el zinc demuestra potencial para el tratamiento de los resfriados y que hace falta más investigación para determinar las dosis y las estrategias óptimas de tratamiento.

Combatir resfriados con la medicina complementaria y alternativa

La equinácea, la vitamina C y el zinc no son las únicas terapias de medicina complementaria y alternativa que la gente prueba a veces con la esperanza de prevenir los resfriados o aliviar los síntomas de los resfriados. Otros ejemplos son:

Ajo (Allium sativum)

Andrographis (Andrographis paniculata)

Astrágalo (Astragalus membranaceus)

Baya del saúco (Sambucus nigra)

Geranio sudafricano o "Umckaloabo" (Pelargonium sidoides)

Ginseng norteamericano (Panax quinquefolius)

Hidroterapia

Hierbas medicinales chinas

Imágenes guiadas

Irrigación nasal

Manejo del estrés

Menta (Mentha x piperita)

Miel

Probióticos

Propóleo o própolis de abeja

Raíz amarilla o raíz de oro (Hydrastis canadensis)

Remedios homeopáticos

Selenio

Té verde

Vitamina E

Las pruebas científicas disponibles hasta la fecha no apoyan la recomendación de ninguna de estas terapias para su uso general contra los resfriados. Es importante consultar al profesional médico antes de emplear terapias de medicina complementaria y alternativa para los resfriados, en especial antes de tratar a un niño.

Arriba

Uso de la medicina complementaria y alternativa para la gripe

Acerca de la gripe

La gripe (conocida en inglés como "influenza" o "flu") es una enfermedad respiratoria contagiosa causada por los virus de la gripe. Los brotes epidémicos de la gripe estacional ocurren todos los años. Los virus gripales son muy cambiantes, y las cepas comunes varían de un año a otro. En general, estos cambios son graduales. Sin embargo, a veces surge una cepa nueva y potente (como la del virus H1N1 de 2009), y causa una gran epidemia gripal o incluso una pandemia (es decir, la enfermedad se propaga ampliamente).

La gripe es distinta del resfriado común (los virus causantes son distintos), y no está vinculada con lo que se suele llamar gastroenteritis ("stomach flu" en inglés, de ahí la confusión con "flu"). Pero, al igual que los resfriados, la gripe se transmite fácilmente de una persona a otra mediante superficies contaminadas por el virus o a través del aire. Es probable que la aparición de los síntomas sea abrupta en el caso de la gripe y gradual en un resfriado. En general, los síntomas de la gripe son más graves que los de un resfriado, y es probable que incluyan fiebre (que suele ser alta), dolor de cabeza, dolor de músculos y articulaciones, y cansancio extremo. Los niños de corta edad, los adultos mayores, las embarazadas y las personas con ciertos problemas de salud crónicos corren mayor riesgo de tener complicaciones relacionadas con la gripe, como la neumonía.

Vacunarse es la mejor forma de protegerse contra la gripe. Al igual que con los resfriados, la probabilidad de contraer la gripe también se reduce lavándose las manos con frecuencia y evitando el contacto con personas engripadas. Si se administran dentro de las 48 horas siguientes a la aparición de los síntomas, los medicamentos antivíricos recetados oseltamivir (Tamiflu®) y zanamivir (Relenza®) pueden reducir la gravedad y la duración de los síntomas de la gripe.

Prácticas de medicina complementaria y alternativa para la gripe

Aunque existen vacunas para prevenir la gripe, medicamentos recetados para tratarla y medicamentos sin receta que ayudan a aliviar los síntomas, es posible que las personas empleen métodos de medicina complementaria y alternativa con la esperanza de reforzar su resistencia contra los virus de la gripe y de recuperarse más pronto de los ataques de la enfermedad. Algunos ejemplos de estos métodos incluyen los productos naturales y prácticas de cuerpo y mente.

Fundamentos científicos acerca del uso de la medicina complementaria y alternativa para la gripe

No existen pruebas concluyentes de que alguna terapia de medicina complementaria y alternativa sea útil para combatir la gripe. Algunos estudios sugieren posibilidades para ciertos tratamientos, pero las pruebas son muy limitadas y se requieren más estudios antes de que puedan recomendarse como inocuos y útiles para prevenir o tratar la gripe. La investigación en áreas de la medicina complementaria y alternativa que puedan ser de importancia para combatir la gripe se lleva a cabo de forma permanente.

Ejemplos de productos naturales que algunas personas prueban para luchar contra la gripe son saúco, equinácea, ginseng norteamericano, hierbas medicinales chinas, oscillococcinum, té verde, vitamina D, vitamina C, N-acetilcisteína (NAC) y dehidroepiandrosterona (DHEA). Las prácticas de cuerpo y mente que a veces se utilizan para la gripe incluyen la meditaciónUn proceso de concentración mental que emplea determinadas técnicas (como concentrar la atención o mantener una postura específica) para suspender el hilo de pensamientos y relajar el cuerpo y la mente. consciente y el tai chi.

Formas de protegerse y de proteger a la familia contra la gripe

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) hay muchos productos de los que se afirma, sin fundamento alguno, que previenen o tratan la gripe. Vacunarse es la mejor forma de protegerse contra la gripe. Para obtener información completa sobre la gripe, visite el sitio Web www.Flu.gov.

Arriba

Estudios de investigación financiados por el NCCAM

Los investigadores que reciben financiamiento del NCCAM llevan a cabo una variedad de estudios relativos a los resfriados y la gripe. Por ejemplo, la investigación reciente incluye:

  • Efectos de la equinácea, placebo e interacciones entre médicos y pacientes relacionadas con la duración y la gravedad de los resfriados
  • Mecanismos biológicos subyacentes de la función del estrés en la susceptibilidad a los resfriados
  • Uso del selenio como suplemento para aumentar la inmunidad a los resfriados y la gripe
  • Meditación y ejercicios para prevenir las infecciones respiratorias agudas en hombres y mujeres de 50 o más años de edad, incluso la respuesta de los anticuerpos tras la vacuna contra la gripe
  • Métodos para evaluar los efectos de sustancias botánicas en la respuesta inmunitaria humana

Si piensa usar medicina complementaria y alternativa para los resfriados o la gripe

  • No emplee ninguna terapia de medicina complementaria y alternativa para sustituir la vacunación contra la gripe. No hay pruebas científicas concluyentes de que estas terapias de medicina complementaria y alternativa sirvan para prevenir ni tratar los resfriados o la gripe y, en especial, las pruebas son mucho más limitadas en el caso de la gripe.
  • Hable con los profesionales que le proveen atención de salud. Mencione el tipo de terapia de medicina complementaria y alternativa que piensa usar para la prevención o el tratamiento del resfriado o la gripe, y haga todas las preguntas que tenga. Es posible que conozcan el tratamiento y puedan aconsejarle sobre la seguridad, el uso y la posible eficacia.
  • Si piensa utilizar suplementos dietéticos, no olvide que podrían actuar del mismo modo que los medicamentos. Es posible que causen problemas médicos si no se emplean correctamente o si son ingeridos en grandes dosis, y algunos podrían interactuar con otros medicamentos. Su proveedor de atención de salud podrá aconsejarle al respecto. Es de gran importancia que consulte a su proveedor de atención de salud si está embarazada o amamanta a su bebé, o si está pensando en dar un suplemento dietético a un niño. Para obtener más información, lea la hoja informativa del NCCAM Uso adecuado de los suplementos dietéticos.
  • Informe a todos los profesionales que lo atienden sobre cualquier tipo de terapia de medicina complementaria y alternativa que usted utiliza. Explique con detalle todo lo que hace para cuidar su salud. Esto permite una atención de salud coherente y segura. Si desea consultar consejos para hablar acerca de la medicina complementaria y alternativa con su profesional de la salud, visite nccam.nih.gov/timetotalk/enspanol.htm.

Arriba

Referencias

Arriba

Para obtener más información

Centro de Información del NCCAM

El Centro de Información del NCCAM ofrece información sobre la medicina complementaria y alternativa y el NCCAM, que incluye publicaciones y búsquedas en bases de datos federales de bibliografía médica y científica. El Centro de Información no brinda consejos médicos, recomendaciones sobre tratamientos ni servicios de localización de profesionales.

Toll-free in the U.S.: 
1-888-644-6226
TTY (for deaf and hard-of-hearing callers): 
1-866-464-3615
E-mail: 

PubMed®

PubMed, un servicio de la Biblioteca Nacional de Medicina, es una base de datos que contiene información sobre publicaciones y, en la mayoría de los casos, resúmenes breves (extractos) de artículos de revistas científicas y médicas.

MedlinePlus de la Biblioteca Nacional de Medicina de los NIH

Con el propósito de ofrecer recursos para responder a preguntas relacionadas con la salud, MedlinePlus reúne información autorizada de los Institutos Nacionales de Salud así como de otros organismos del gobierno y organizaciones relacionadas con la salud.

Sitio web: www.medlineplus.gov

Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH)

El NIAID lleva a cabo y financia la investigación para examinar las causas de las enfermedades alérgicas, inmunitarias e infecciosas y para idear mejores formas de prevenir, diagnosticar y tratar estas enfermedades.

Toll-free in the U.S.: 
1-866-284-4107

Flu.gov

Este sitio Web es administrado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos (HHS) y ofrece información completa a nivel gubernamental sobre la gripe estacional, H1N1 (porcina), H5N1 (aviar) y la gripe pandémica para el público en general, los profesionales sanitarios y otros.

Top

Acknowledgments

El NCCAM desea expresar su agradecimiento a las siguientes personas por aportar sus conocimientos técnicos y por su ayuda en la redacción de esta publicación: Bruce Barrett, Ph.D., Departamento de Medicina de la Universidad de Wisconsin; Sheldon Cohen, Ph.D., Universidad Carnegie Mellon; Ronald B. Turner, M.D., Facultad de Medicina de la Universidad de Virginia.

Esta publicación es del dominio público y no está protegida por derechos de autor. Se promueve la reproducción de la misma.

El NCCAM ha suministrado este material para su información. No pretende sustituir los conocimientos médicos ni las recomendaciones de los profesionales de la salud. Lo alentamos a que consulte al profesional médico que corresponda acerca de cualquier decisión sobre el tratamiento o la atención. La mención de un producto, servicio o terapia en este documento de ninguna manera significa que cuenta con el respaldo del NCCAM.

* Nota: Archivos en PDF necesitan ser vistos en programas gratis como Adobe Reader.

NCCAM Pub No.: 
D448
Date Created: 
April 2010
Last Updated: 
March 2011